Objetos cotidianos en pequeños jardines

Te mostraré cómo convertir objetos cotidianos en pequeños jardines.

Podrás usar piedras, ladrillos, bloques; botas y zapatos viejos; libros que por alguna razón puedas desechar; sillas, marcos, cántaras, cubos, neumáticos en desuso… Cualquiera de estos objetos —en apariencia simples y sin gracia— puede ser transformado en el hogar de adorables plantitas.

Prueba y verás que puede resultar encantador sembrar y hacer florecer en estos insospechados lugares. Así que no pierdas tiempo y ponte manos a la obra. Si te animas, envíame una foto con tu versión de la idea de hoy para compartirla con el resto de los seguidores de Así de fácil.

Te espero el próximo miércoles, como ya sabes, el día más creativo y útil de la semana. ¡No faltes!