La Habana, un viaje imprescindible

Cuba se abre amigable al turista que la visita. Planificar un viaje a La Habana siempre resulta interesante y gratificante no solo por la preciosidad de la ciudad en sí sino también por sus gentes. El carácter cubano es sorprendente y poder disfrutarlo es todo un lujo que no puedes perderte. Viajes On Time te da la oportunidad de perderte por La Habana en verano y aprovechar al máximo tu viaje con estos consejos viajeros.

Ahora es el mejor momento para planificar tu viaje a La Habana en verano. Viajar a la capital de Cuba y disfrutar de su aroma, su ritmo, sus olores, sus 

La Bodeguita del Medio , Cuba. Conoce cuba. Viajes  A Cuba
La Bodeguita del Medio , Cuba

gentes es todo un lujo que no puedes dejar escapar porque dicen que quien visita la Habana se queda maravillado y necesita volver.


Ya dice la canción que en Cuba se vive como se escribe y que las penas se van cantando. Nuestra primera recomendación es un paseo por la parte vieja de la ciudad, la Habana Vieja. Imprescindible visitar La Bodeguita del Medio, un lugar de culto donde beberte un mojito y empezar a cantar y a bailar el son cubano. Siempre hay cantantes en directo y como no, el poeta que en menos de cinco minutos y por un par de dolares, te versará tu estancia en la capital cubana.


Pasear por La Habana…es imprescindible hacerlo por El Malecón, un balcón al océano atlántico que no al mar Caribe, en el que los cubanos hacen prácticamente la vida, llega hasta el Castillo de los Tres Reyes del Morro y la fortaleza de la Cabaña con su ceremonia del cañonazo, y disfruta del atardecer más bello del mundo. Una experiencia inolvidable.


Déjate llevar por la magia y entra en el callejón Hamel decorado con grandes murales y visita los numerosos y pequeños talleres de artistas cubanos, muchos de ellos dedicados a artesanía afrocubana. Hemingway está muy presente en la capital. Recorriendo la Plaza de Armas y la Plaza de la Catedral puedes visitar la habitación 511 en el Hotel Ambos Mundos en la que el escritor empezó su novela Por quien doblan las campanas. Se conserva intacta.


No te vayas de La Habana sin comerte un super helado en la heladería Copelia en la esquina más famosa de La Habana, ni sin comer en un paladar, casas de comidas típicas cubanas donde poder paladear una ropa vieja exquisita o cualquier otro plato cubano a un precio más que razonable. En el Museo de la Revolución despejarás todas tus dudas sobre la historia cubana y como no, puedes visitar una fabrica de puros y ver como las mujeres cubanas lían a una velocidad de vértigo los famosos habanos.


Para moverte por la ciudad puedes coger un coco taxi que no son muy caros o simplemente dejarte llevar por el ritmo lento pero seguro de los cubanos. Siempre puedes acabar el día viendo un espectáculo típico cubano en el famoso Tropicana aunque si preguntas a los amables cubanos seguro que descubres lugares insólitos donde poder disfrutar de la música cubana de la mano de los propios cubanos acompañados de su tremenda hospitalidad y un vasito de ron casero.


Nuestro viaje a Cuba no se acaba aquí porque La Habana tiene tantos atractivos que sería muy difícil resumirlos en tan pocas líneas. Anímate a descubrir la magia cubana en una de sus ciudades más inolvidables de la que te será muy difícil partir y muy fácil volver.